El Jamón Ibérico se ha considerado siempre un producto estrella dentro de la gastronomía española. No solamente por su sabor y por los beneficios que aporta a la salud de cada individuo. Si no, porque pueden combinarse con otros muchos alimentos y bebidas.

La combinación siempre es un acierto, debido a esto le permite potenciar las cualidades naturales de este producto. Este gran reto, ocasiona una oportunidad perfecta para sorprender incluso a los paladares más exigentes, puesto que no existe una regla fija y rígida sobre el marinaje del jamón ibérico.

La única regla que podemos considerar es que el jamón ibérico debe de ir acompañado de los mejores productos, es decir, de la misma calidad o superior, debido a que un producto tan excelente como este siempre debe de ir acompañado de otro que logre una gran combinación de sabores. Algunas opciones son las siguientes que os vamos a presentar a continuación.

Embutidos ibéricos

El jamón ibérico puede ir combinado con otros embutidos ibéricos, con el fin de crear un conjunto de sabores que consigan conquistar a todo tipo de paladares. Esta opción es ideal para la gente que le guste el mundo de los productos que provienen del cerdo ibérico. Por ejemplo, podemos colocar lomo ibérico, salchichón o chorizo ibérico.

Melón

El jamón ibérico con melón es una de las especialidades culinarias más conocidas en España. Una mezcla simple, pero que provoca una explosión de sabores en el paladar, la cual consiste en envolver los trocitos de melón con jamón ibérico. Además, esta combinación es muy saludable, puesto que el jamón absorbe mejor los carotenos y vitamina A del melón y, la fruta hace que el hierro del jamón se aproveche mucho mejor.

Pan y tomate

No hay nada más tradicional que una buena rebanada de pan con tomate, aceite de oliva y jamón ibérico. Y, es que esta combinación consigue realzar el sabor salado del propio jamón de bellota, aportándole un toque ácido proveniente del tomate.

Es recomendable frotar el tomate contra el pan para extender bien su jugo, logrando un sabor uniforme y evitando así masticar la piel.

Bebidas

Si pretendemos acompañarlo con una bebida encontraremos varias opciones. Por ejemplo, los vinos tintos y los blancos secos con algo de crianza son la mejor elección.

Ahora que conocéis las mejores opciones para combinar el jamón ibérico, os animamos a que pongáis a prueba a vuestros invitados y conquistar su paladar con estos platos tan exquisitos.