Aunque el exquisito jamón ibérico de bellota suele ser la estrella indiscutible, hay otros productos del cerdo ibérico que también merecen ser mencionados, ya que para algunas personas, incluso pueden llegar a competir a la hora de elegir. Son los casos, por ejemplo, de la caña de lomo ibérica y el muy apreciado lomito ibérico.

Estos dos embutidos ibéricos suelen confundirse el uno con el otro, cuando en realidad cada uno procede de una parte distinta del cerdo, y su proceso es diferente.

¿Cuál es la diferencia entre el lomito y la caña de lomo?

La caña de lomo procede, como su nombre indica del lomo del cerdo (justo debajo de las costillas y pegado al espinazo). Esta pieza es sometida a un proceso de eliminación de la grasa de su superficie, así como una maceración con sal y diferentes especias entre las que se encuentra el pimentón que a su vez le confiere su típico color. A continuación la pieza debe secarse durante un periodo de unos cuatro meses para que alcance su maduración adecuada para la obtención de este apreciado embutido ibérico.

En cambio, el lomito procede de la parte más noble del cabecero, más concretamente en la zona superior a la paletilla, la llamada presa ibérica. En cuanto a los ingredientes para su elaboración son prácticamente idénticos a los de la caña de lomo, siendo el periodo de secado de tres a cuatro meses. Su nombre se debe a su similitud en cuanto a apariencia con la caña de lomo, aunque en realidad, su procedencia nada tiene que ver con el lomo del cerdo.

En jamonmilbellotas.com puedes adquirir los mejores embutidos ibéricos de bellota de las marcas más reconocidas del sector al mejor precio, y recibirlos en tu casa en tan solo 48 horas.